Llegada de Joshua

Llegada de Joshua

Notapor kaoru weasley » Sab Nov 20, 2010 8:08 am

Kaoru estaba rumbo otra vez hacia las celdas pero esta vez no a ver a su reciente aprendiz sino a otro que había llegado, cuando leyó su ficha le llamó mucho la atención, “veamos que tan sensato es este” suspiro impaciente pero muy disimuladamente ya que no quería que los verdugos que por allí estaban notara que estaba algo ansioso, recordó otra vez el numero y a pocos pasos de la celda se detuvo “otro niño asustado seguro, otro niño incapaz de ver quien es el amo, incapaz de querer aprender” puso cara de fastidio y saco las llaves de su bolsillo para abrir la celda, en un principio no quiso mirar pero luego cuando entro en la celda se quedo viéndolo con real asombro porque aquel joven era realmente hermoso, sumamente fino, exquisitamente perturbador, pero intento disimular con su expresión mas seria y gélida que pudo se le acerco y le dijo:
- Es hora de comenzar, tu serás mi aprendiz, y Haras lo que yo diga y quiera, entendiste?

Lo quedo mirando en espera de su respuesta por alguna razón quería saber como era su voz, pero su expresión era insondable.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Sab Nov 20, 2010 8:18 am

Una celda no muy grande era su lugar de estancia desde que había llegado hace una semana, y la verdad es que siendo sinceros no le agradaba en nada el estar encerrado en un lugar como aquel, donde las condiciones no eran las mejores y aun peor, no tenía posibilidad de estar bien cuidado como era su costumbre.

Pero como era de esperarse de parte de alguien vanidoso y de gustos elegantes, jamás de dejaría descuidar, por lo que se encontraba frente a un pequeño espejo arreglando su cabello en la coleta que solía traer a un lado por sobre su hombro, ordenando sus rizos ondulados cuando el sonido de los pasos en el frío pasillo lo hizo voltear.

Vestía no muy bien que digamos, con unos pantalones holgados y una camiseta igualmente suelta que caía por uno de sus brazos dejando al descubierto la nívea piel de su hombro izquierdo, pero aun así lograba verse bien, y porque no decirlo también; apetecible.
La voz de la figura contraria lo hizo desperezarse un poco, dedicando una mirada atenta con sus ojos rojizos, y al entender que era un amo quien le solicitaba una sonrisa sutil y traviesa surco sus labios finos.

-Como usted diga…amo –su voz era suave, casi invitándole a pecar, y su actitud probablemente distaba mucho de los típicos esclavos asustadizos y tímidos que allí abundaban.
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Sab Nov 20, 2010 8:23 am

Estaban allí, ambos mirándose uno con picardía y coquetería, el otro serio pero asombrado de ver a aquel desenvuelto joven respondiéndole sin titubeos, Kaoru ladeo un poco su cabeza a modo de ver a algo que repentinamente se apareció ante sus ojos, era claro "un chico con experiencia" se dijo en su mente y soltó una leve sonrisa maligna, poco a poco se le acerco rodeándole por completo mirándolo de arriba abajo, examinado su bella pero firme silueta que muy a pesar de lo que traía puesto le daba una apariencia sensual y perturbadora al estar en su espalda se le acerco y poso sus manos en sus hombros, realmente no lo toco salvo por el hombro desnudo izquierdo que muy generosamente se veía expuesto, lo rozo fugazmente y bajo las manos por sus delicados brazos guiándolos rectos hacia arriba cuando llego a sus manos sujeto firmemente la mano y el espejo, colocándolo a la altura de ambos para poder verse reflejados en el allí, Kaoru de cabellos largos hasta la base de los hombros, le caían descuidadamente en el rostro, se veía parte de su camisa azul, esta estaba abierta hasta la mitad del pecho y llevaba unos pantalones y zapatos de color negro casuales, se veía algo mayor a su lado, inquietándolo mucho así que acerco su rostro a su cuello y oreja y sin apartarse lo miro por el reflejo del espejo, le sonrío y con una voz muy suave y seductora le dijo al oído...

- Eres un chico hermoso y obediente, tienes una cara que provoca muchas excitantes sensaciones de todo tipo y tus hermosos ojos es una invitación a malos pensamientos... eso me gusta, pero realmente sientes que soy tu amo? porque si es así me lo tienes que demostrar y poner mucho de tu parte que no piense mal porque soy sensible a las mentiras y a los niños hipócritas, de ti quiero todo y así como te exigiré también te recompensare y tendrás en mi al mas de los comprensivos y cariñosos de los amos...(y antes de terminar la frase mucho antes que el joven pudiera responder o reaccionar a algo, con un movimiento rápido y limpio le quito el espejo y la coleta que sujetaba sus cabellos, los cuales volaron alborotados por su acción, también callo un poco mas su camiseta del hombro, y dejo verle mas su pecho, el sonrío y se paro frente al joven mirándolo detenidamente viendo que esas ropas estaban demás y que a pesar que no le favorecían mucho las sabia llevar bien y con voz seca y fría siguió hablando) si descubro que no eres sincero en tus actos o me desobedeces o intentas imponer tus caprichos (Kaoru balanceo la coleta y el espejo en su rostro demostrándole que esas cosas si quería tenerlas tendría que ganárselas, sin realmente quitarle la vista fue a guardarlas en el armario sin dejar de hablarle), encontraras en mi al mas despiadado y tirano de los amos, que seria capaz de enviarte sin titubear al calabozo y eso a un niño bonito como tu no le vendría bien ya que allí te tocaría pasar cosas que jamás en tu vida te imaginarias, te violarían varios a la vez por ser una de las mejores cosas que te pudieran suceder allí, ahora dime... cual es tu nombre?
Última edición por kaoru weasley el Sab Nov 20, 2010 8:25 am, editado 2 veces en total
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Sab Nov 20, 2010 8:32 am

Cuando el mayor se acercó, los ojos rojizos del joven lo siguieron en todo momento, quedándose de pie en su lugar en espera de la cercanía que sabía no tardaría en concretarse. Se dedicó a recorrer con la vista al otro, notando su porte imponente y elegante, además de su cabello que sin duda le quedaba de maravilla, mientras por su mente pasaban diversos pensamientos, como qué clase de sujeto seria el que tenía en frente, o que tan bueno sería en la cama…porque estaba claro, si había entrado a esa celda no era solo para charlar y sacarlo de allí o si?

Joshua tenía bastante claro que desde el minuto en que llego a aquel lugar su libertad había quedado en el olvido, y de la misma manera lo había hecho su voluntad, pues dentro de aquella villa no era más que un objeto, algo que los amos ocuparían como una cosa más. Los primero días como era de esperarse la idea le incomodaba bastante, pero luego de pensarlo mejor la resignación fue un paso que estuvo obligado a dar, y ya que estaba en esa situación, porque no buscar el disfrutarla al menos?

Era el primer amo al que veía, y no podía negar que se llevaba una buena impresión de él, y de cierta forma empezaba a desear que fuese ese en particular, y no otro, quien lo estrenara en aquel lugar.
Lo miro por sobre el hombro cuando sintió el roce de aquellos dedos cálidos en su piel, y se dejó guiar sin oponer resistencia alguna, hasta que el espejo estuvo frente a ambos mostrando la escena allí protagonizada. Volvió a encontrar sus orbes rubís con las del amo a través del reflejo del espejo, y le fue inevitable el volver a sonreír al oír su voz aterciopelada y sensual chocar en su oído, cerrando luego sus ojos unos segundos, solo para volver a mostrar su mirada más tarde un tanto más intensa y abrasadora.

Hubiese respondido las palabras ajenas de haber tenido tiempo para ello, pero al sentir sus cabellos libres se sorprendió un tanto, mirando al pelinegro y notando como ahora era el quien sostenía la coleta y el espejo que segundos antes habían estado en su poder. La camiseta volvió a deslizarse por su hombro de forma lenta y suave, mientras el joven sostenía sus cabellos ahora con una mano.
- Si usted lo desea de esa forma entonces seré el mejor esclavo que allá imaginado… y no habrán caprichos de mi parte, mas solo los que usted desee que sienta –soltó sus cabellos nuevamente, para llevar ambas manos al borde inferior de la prenda que vestía, subiéndola un poco para llevar la punta a su boca apresándola entre sus dientes, sonriendo nuevamente con picardía cuando parte de su vientre plano y suave se dejaba al descubierto. De un lento movimiento fue tirando de la prenda, rompiéndola y sacando de ella una larga tira de tela la cual utilizo para atar nuevamente sus hebras rizadas, y ahora dejando irremediablemente la piel de su abdomen a la vista.

- Y de cualquier forma….si mi amo quisiera ser despiadado y cruel y disfrutara con ello, no tendría miedo de probar un poco de su rudeza –su sonrisa volvió a aparecer, mientras de forma lenta avanzaba a paso calmo, disminuyendo la distancia que los separaba, poniéndose levemente de puntillas al estar frente a él solo para acercarse a sus labios, sin siquiera rozarlos, pero dejando chocar su tibio aliento a cada nueva palabra que escapaba de su boca.

- Mi nombre es Joshua… VanHaussen… -fue todo lo que dijo, antes de volver a separarse, dándole la espalda para caminar ahora hacia la pared, llegando al catre donde dormía, lugar en el que tomo asiento para volver a mirar al mayor ahora un par de metros separado de él.
Última edición por Joshua el Sab Nov 20, 2010 8:36 am, editado 2 veces en total
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Sab Nov 20, 2010 8:57 am

Las palabras de aquel ajeno le sonaron extrañas, provocadoras y muy excitantes, el le aseguraba que seria el mejor de esclavo, que no habría caprichos, pero a la vez se rompía la camisa de una manera tan perturbadoramente sensual que Kaoru en un principio quiso quitársela de un tirón, pero al ver que lo que quería realmente aquel chiquillo era sujetarse el cabello con la tira de tela cortada rústicamente con los dientes, esos dientes que seguro serian sensacionales sentir en la piel, sumado a su manera de hablarle tan cerca que casi pudo saborear sus labios, “Este niño si que sabe como excitar” pensó Kaoru mientras lo veía como se sentaba en la cama, era obvio eso era una invitación descarada que le encanto pero también le fastidio, porque no quería lastimarlo, el sabia que no se mediría si pasaba eso, y el era tan hermoso, intento controlarse para que la cólera y la furia que su actitud le provoco no aflorara, ya que lo estaba retando claramente con su actitud de sujetarse de nuevo el cabello, así que se relamió los labios caminando lentamente hacia el con la mirada ardiendo no solo de cólera por su acción sino también de deseo, peligrosa combinación en Kaoru, cuando llego a el se agacho a modo de ponerse a su misma altura y paso sus manos suavemente por sus piernas hasta subir a su tan provocador vientre, y tan rápido con le abrió el botón de su pantalón se sentó a un lado y lo jalo suavemente para que se sentara sobre sus caderas, de modo que sintiera lo excitado que estaba, con una mano en su pecho lo acaricio lento, y con la otra mano en la espalda lo sujeto pegándolo a su cuerpo lo suficiente como para darle libertad de acariciarlo.

- Me estas retando Joshua..? (se lo dijo con voz llena de pasión y fuego mientras sus ojos color marrón miel se engolosinaban de verlo tan hermoso, pero a su vez fríos por la gran decepción que le provoco su actitud, si tan solo lo hubiera provocado sin necesidad de amarrarse otra vez el cabello pensó) te gusta el dolor? (mientras le decía lo acariciaba suave pero con mucha pasión, y su mano que estaba en la espalda subió hasta su nuca y en claro gesto de besarlo, lo sujeto de los cabello y tiro de ellos, haciendo que su cabeza mirara hacia el techo) piensas que no soy capaz de hacerte daño, no quiero es verdad (era obvio que aquel chiquillo lo había notado) eres muy inteligente pero yo que tu no estaría tan confiado (y sujeto con mas fuerza sus cabello evitando que el se moviera) yo cuando me molesto pierdo todo sentimiento, pierdo el control, sino pregúntale a mi aprendiz, o mejor dicho mira como quedo su pecho por querer mostrarse rebelde conmigo quien sabe si alguna vez podrá mostrar su pecho desnudo otra vez (mientras lo decía apretaba y jalaba mas sus bellos cabellos con tal fuerza que sintió que varios se desprendieron de su raíz) sabes, al parecer ese cabello tuyo te molesta, te demostrare lo comprensivo que soy, te parece si lo cortamos? Así no tendrías que preocuparte por sujetarlo siempre, a mi en lo personal me gusta suelto se te ve hermoso, pero antepondré en este sentido tu comodidad (volvió a jalar mas fuerte y le arrancho mas cabellos) ah! Pero tengo que ser sincero contigo, yo no utilizare tijeras (y jalo tan fuerte que casi ya le había arranchado parte de los cabellos que tenia sujetos, lo soltó rápidamente y volvió a sujetar mas cabellos) o quizás quieres que traiga a alguien que te enseñe buenos modales, quizás no quieres que yo sea tu amo, a mi no me molestaría darle un niño rebelde a alguien que le guste domarlo, conozco a una persona en particular que hará que cambies tu concepto sobre el dolor.

Kaoru lo miraba intensamente viendo que realmente era doloroso para el lo que le hacia y con un movimiento brusco y tosco con la mano que tenia en el pecho le arranco al tira de sus cabello arrancándole aun mas cabellos, lo balanceo en su cara y luego lo beso apasionadamente, buscando con su lengua toda esa pasión que sabia que el guardaba.

- no me retes (se lo dijo aun con sus labios pegados a los de él y tiro nuevamente del mechón que tenia sujeto arrancándole mas cabellos) o tendré que cortarte esa hermosa cabellera que tienes a tirones y luego te entregare para que otro te explique mejor sobre respeto y obediencia a mi no me importara si te desfiguran, total al parecer te gusta el dolor.

Al decir esto ultimo lo aventó a la cama y se levanto, lo quedo mirando desde toda su altura Kaoru tenia una expresión de fastidio y no pudo evitar poner cara de decepción, el realmente quería tenerlo.

- Quieres que te trate mal?, porque lo puedo hacer pero a mi eso me aburre haciendo que pierda el interés como ya me ha pasado, te gusta que te traten con furia y descontrol?

Y abrió su puño dejando caer varios cabellos de su mano, su palma estaba roja y sus dedos blancos por la fuerza que había utilizado.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Sab Nov 20, 2010 9:02 am

La mirada traviesa del menor se dejó ver claramente entre los mechones de cabello algo desordenado, sonriendo sutilmente desde su posición cuando el amo se acercó nuevamente a su persona, aprovechando aquella instancia para dedicarse a observarlo de pies a cabeza, sin reparar en disimular siquiera un poco su satisfacción al encontrarse frente a tan apuesto hombre. Sostuvo su mirada, sintiendo la presión ejercida por ambas manos ahora subiendo por sus piernas en una caricia que recibió de buena gana, mas no por ello respondiéndola de alguna manera, pues fueron solo sus ojos los que dieron respuesta afirmativa, o más bien satisfactoria, frente al hecho.

Siguió los movimientos contrarios, y cuando el mayor así se lo indico el joven esclavo tomo asiento sobre la cadera del pelinegro, con una pierna a cada lado permitiéndose así el sentirlo de forma más estrecha, arqueando levemente la espalda mientras posaba una de sus manos sobre el hombro del otro, empezando a acariciar con sus dedos finos la porción de cuello que quedaba a su alcance, dando roces sutiles y sugerentes que invitaban a seguir con lo que ya se había dado por iniciado.

-Jamás me atrevería a retarlo amo… -susurro acercándose a su oído, para musitar aquellas palabras de forma lenta y con voz aterciopelada.

Pero antes de que pudiese responder la segunda pregunta, fue que se vio obligado a mirar hacia el techo cuando fue sujetado de los cabellos, entrecerrando levemente un ojo por aquel trato brusco al que ciertamente no estaba acostumbrado. Y ahora con su rostro hacia arriba, sus ojos se contornearon para buscar alcanzar a ver a Kaoru, buscando en su rostro quizás una respuesta para tan repentina forma de ser tratado, y según Joshua, sin razón aparente.

Escucho sus palabras, y a medida que la fuerza implicada en tirar de sus cabellos se hacía más fuerte, sus ojos se entrecerraban un poco más, llegando luego de unos segundos a tal punto que se vio obligado a reprimir un quejido en su garganta teniendo ahora un ojo completamente cerrado por la molestia y el dolor que empezaba a hacerse presente.

-a-aagh! –una queja algo fuerte salió de su boca, pues al sentir como más hebras de su preciado cabello se desprendían, el dolor se le hizo verdaderamente molesto y algo torturante también.

Pero claro….era un chico mimado, demasiado acostumbrado a conseguir todo lo que deseaba a base de sus juegos traviesos y seductores, y aun después de perderlo todo y llegar a aquel orfanato, seguía teniendo el control, y podía conseguir sin mucho esfuerzo cuanto desease. Jamás había sido tratado con brusquedad, pues muchos hombres lo consideraban casi como una pieza de fino cristal, y definitivamente el dolor no estaba dentro de las sensaciones diarias a las que Joshua se sometía en su rutina. En ese sentido si era toda una finura, jamás torturado, jamás maltratado.

Ahogo un nuevo quejido más fuerte que los anteriores, y apenas cruzo por su mente la idea de que su hermoso y valorado cabello fuese cortado, se negó rotundamente a ello, alcanzando con una de sus rojizas y ahora cristalinas orbes las del mayor, un tanto suplicante.

-N-no! mi cabello….eso no…amo….o-oneg..aaaahhg!! –un nuevo tirón que probablemente hizo salir más de las hebras largas de su cabeza, lo hizo a su vez derramar un par de lágrimas por uno de sus ojos, las cuales corrieron raudas y suaves por su pómulo izquierdo, quedando totalmente a la vista de quien lo sometía en ese instante.

Apenas y prestaba atención al significado de la charla que se le estaba dando, pues en mente solo tenía la idea y el latente deseo de que aquel dolor cesara, y por sobre cualquier cosa, que su cabello quedase a salvo de aquel firme y consistente agarre que lo hacía gemir dolorosamente. Y como si no fuese suficiente, un nuevo tirón le hizo exclamar buscando sacar su voz adolorida, la cual no alcanzo a ser oída realmente pues los labios firmes y demandantes del hombre que lo sostenía, le obligaron a ahogar los sonidos en su garganta y permitir el paso de aquella lengua en su boca, respondiendo a duras penas, y dejando que un hilillo de su saliva resbalase por la comisura de sus labios, bajando hasta su mentón donde se unió al surco de sus lágrimas en un hermoso y algo sádico encuentro.

Volvió a quejarse sonoramente, apretando inconscientemente sus dedos en torno al hombro ajeno, el cual aún mantenía sujeto y en el que ahora enterraba sus dígitos sin otro propósito más que el de canalizar y dejar ver su dolor.

Negó sutilmente, lo más que podía, dando a entender que en ningún minuto su intención era la de desafiar al mayor, y mucho menos deseaba que otro lo castigara y dejara marcas en su cuerpo níveo. Agradeció el instante en que la cama se sintió bajo su espalda, y sus cabellos se vieron libres, jadeando y quejándose con suavidad llevando una mano a su cabeza, cerrando los ojos breves instantes para volver a abrirlos mirando nuevamente al responsable de que ahora parte de sus hebras azuladas estuviesen en el suelo.

-D-Deseo…que el amo me trate bien… no quisiera molestarlo ni ser imprudente – si algo le acababa de quedar claro, es que con aquel sujeto no se metería ni le llevaría la contra, pues lo que menos deseaba era que lo volviesen a tratar de esa forma. El cuerpo frágil de Joshua no estaba hecho para esos tratos…no señor, él era un joven príncipe, una muñeca delicada, y de eso lo habían convencido toda su vida.

Aún quedaba el brillo cristalino de las lágrimas que habían surcado su mejilla, y su cuero cabelludo quedo resentido y adolorido por el trato anteriormente recibido recordándole lo equivocado que había estado al creer que aquí podría seguir manejando las cosas de igual manera como lo hacia fuera de esa isla, pero estaba dispuesto a aprender, y no mentía cuando expresaba su deseo de ser un buen esclavo, uno complaciente y al que no hubiese necesidad de castigar.

- Enséñeme a ser un buen esclavo....a ser el mejor para usted -si bien no olvidaba lo que acababa de ocurrir, tampoco se quedaría ahí lamentándose, volviendo a dar ese toque complaciente y con un sutil toque seductor a su voz, aunque claro aun resentido por el dolor que no se esfumaba, y porque no decirlo...cierto temor al que se lo había proporcionado.
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Sab Nov 20, 2010 9:07 am

Aquel niño que había hecho perder la paciencia a su amo estaba allí, frente a el con esa expresión de coquetería aunque noto que mas había temor en el, que realmente complacencia pero estaba allí dócil y sumisamente aceptando que se equivoco aunque no lo dijo expresamente, eso le valió a Kaoru que lo miraba serio, sopesando su cambio de actitud, y preguntándose hasta cuando le duraría este manso comportamiento, exhalo despacio, se acerco lo suficiente a el no para asustarlo, pero si para alcanzar su bello rostro, ese rostro que empezaba a hechizarlo de una manera que aun no notaba en plenitud, alzo despacio la mano para que el no se asustara, ni pensara que lo iba a lastimar sin razón alguna, y con su dedo pulgar acaricio su pómulo limpiando la lagrima que caprichosamente se había quedado allí, como muda consecuencia del terrible dolor que lo había hecho pasar, era obvio le dolió, pero a el también porque no le gustaba ganarse el respeto a base del miedo, no eso no era lo que el quería, pero porque todos tenían que ser castigados para entender y comprender, porque todos tenia que pasar por el dolor para ser sumisos y obedientes, sin decirle ni una palabra, comenzó a acariciarlo un poco mas, sin acercarse mucho, pero dándole a entender claramente que ya no lo lastimaría y mientras lo acariciaba con cierta ternura le comenzó a explicar.

- Joshua, aquí lo único que te debe preocupar es no ofenderme, no obedecerme, no provocarme o serás castigado inmediatamente, pero sobre todo hacerme feliz, lo cual se que será fácil para ti.

Kaoru no dejaba de acariciarlo ahora bajaba suavemente su mano hacia su cuello, en una caricia firme pero suave, lo miro a los ojos, ya no estaba molesto, ahora estaba decidido a que Joshua entienda bien que el no lo lastimaría si es que el no lo buscaba.

- Tu mi luz de luna, préstame mucha atención a lo que te diré, tendrás derecho a decir dos cosas, Amarillo y Rojo (el ladeo un poco la cara a modo de intentar mirarlo con mas detenimiento su fino rostro, su cara era muy bella pero estaba marcada por el dolor aunque el intentaba disimularlo, eso hizo que sintiera una punzada en el pecho, que intento disimular ahogando un suspiro, no quería maltratarlo otra vez, pero lo haría si el volvía a retarlo) Amarrillo (continuo) lo dirás solo cuando sientas que estas al limite y que ya no puedas resistir realmente mas y yo sin duda alguna me detendré, Rojo, es solo en una emergencia real, cuando te sientas mal física y emocionalmente, yo me detendré al instante, pero podría abandonarte si así lo deseo, por decir estas palabras no te castigare, aunque no niego que me decepcionaría mucho de ti ya que se nota que eres un chico que sabe y resiste mucho, eres fuerte y tienes carácter, eso me gusta, lo que no me gusta es que intentes manipularme o imponerte, no intentes eso y yo solo te guiare para que seas el mejor sumiso que hay en esta villa, y puedas dar lo que usualmente buscan los clientes aquí, para que los atiendas como si ellos fueran y serán tu principal prioridad (Kaoru seguía acariciándolo con sumo cuidado, con sumo placer) también hay la posibilidad que un amo o cliente se quede con su aprendiz o sumiso, que lo haga su esclavo y se quede con el por siempre (el no pudo evitar dar un suspiro para luego ponerse serio) … serás buen chico?

El le sonrío, y bajo su mano hacia su camisa, no le gustaba como le quedaba esas ropas, le quitaban y ocultaban su atractivo, la desabotono hábilmente pasando con cuidado sus dedos en su pecho, deteniéndose en su vientre, jugueteando con el cinturón del pantalón, como si intentara abrirlo mas pero sin hacerlo realmente, lo miro a los ojos intensamente.

- Sácate la ropa, y deja que tu amo te admire por completo, (Kaoru se acerco a su oído sin llegar a tocarlo le dijo con una voz muy suave que parecía un ronroneo) no temas, no are nada mas que mirarte… por ahora.

Lo quedo mirando ansioso, sin expresar nada más que su complacencia y dicha de tenerlo.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Sab Nov 20, 2010 9:14 am

Se quedó quieto en su posición, siguiendo los movimientos del mayor y causándole algo de agradable sorpresa el descubrir que el roce de esos dedos en su mejilla era suave y gentil, y distaba mucho de la escena vivida hace unos minutos atrás. Se dejó acariciar, mirando su rostro y relajándose lentamente bajo las atenciones del amo, dejando de lado el dolor que le había provocado y que aún se resentía en las raíces de los cabellos que no había arrancado, e incluso se permitió el recargar muy sutilmente su rostro contra la calidez de la mano ajena.
Escucho con atención las primeras palabras, agradeciendo que le explicara aquello y le diera las bases sobra las cuales fundaría sus nuevos principios y reglas de comportamiento. Nadie había tenido la gentileza de explicarle exactamente que debía y no debía hacer allí, lo cual daba fácilmente cabida a errores por ignorancia de las reglas…aunque quizás lo que el mayor explicaba no eran reglas, pero si las serian cuando estuviese con él, y por supuesto Josh buscaría acatar sus palabras y complacerlo.

Pestañeo lento, como si fuese un asentimiento ante las palabras contrarias, y estiro un poco su cuello para dejarlo a la vista y a disposición de ese tacto lento que empezaba a encender su piel lentamente.
Amarillo y rojo… entendió a la perfección el concepto de aquellas dos palabras, y en qué momento debía ocuparlas, pero junto a esa explicación saco también por deducción que cosas bastante distintas a las ya experimentadas le aguardaban allí…y realmente deseaba el no necesitar decir ninguna de las dos señales.
-Me esforzare por ser el mejor, por seguir cada una de sus enseñanzas… y espero no llegar a utilizar jamás esas palabras. Solo viviré para complacerlo, para acatar cada una de sus órdenes y llegaría al límite de lo que puedo soportar si ese fuese su deseo amo… -su voz, nuevamente cargada de ese toque aterciopelado y suave, tan envolvente y cautivador, se dejó oír en la celda, pero con el volumen justo para que solo Kaoru y nadie más que el pudiese oírle.

Ya casi había olvidado lo duro que podía ser aquel hombre, pero seguía consiente y teniendo claro que no debía desafiarlo. Siguiendo con sus orbes cobrizas los dedos contrarios, observando como su torso era descubierto y ahora la camisa que traía cubría solo uno de sus hombros y parte de sus brazos. Un suspiro suave y agradable escapo de su boca cuando ahora fue su vientre el que recibió esos dedos, y subió su vista para toparse con la de Weasley en un claro gesto de sumisión y travesura.
Pronto fue esa voz varonil la que se dejó oír nuevamente, pero chocando en su oído de forma tentadora y exquisitamente atrapante, ante lo cual el menor asintió con lentitud – como usted lo desee amo

Se levantó de aquel catre y ahora con el cabello suelto y que caía por su espalda se puso frente al amo, dedicándole una mirada antes de darle la espalda, dejando que la camisa se deslizara por sus brazos hacia abajo, hasta caer al piso dejando al descubierto la tersa piel de su anatomía, volviendo a mirarlo por sobre uno de sus hombros antes de llevar sus manos finas al pantalón, liberando el único cinturón que lo mantenía sujeto a su cintura y el cual una vez se vio libre, se dejó caer también de paso acariciando sus muslo de piel lozana.
No llevaba ropa interior, “no te hará falta” le habían dicho cuando le habían dado las ropas que vestía. Por lo que una vez que ambas prendas estuvieron reposando en el suelo, su cuerpo delgado y esbelto se mostró por completo; aunque solamente por la parte posterior. Su cabello de ondas y rizos en las puntas llegaba hasta la mitad de su espalda, y en toda la extensión de su cuerpo ni una sola marca podía apreciarse, dejando más que claro que jamás le habían torturado o maltratado físicamente.
Finalmente se dio la vuelta con lentitud, mostrando por completo su anatomía y extrañamente con un ligero tono rojizo en sus pómulos. Cuantas veces no había estado desnudo frente a algún hombre? muchas, sinceramente más de las que podía recordar…pero era la primera vez que se sentía tan minuciosamente observado.
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Sab Nov 20, 2010 9:18 am

Allí estaba Joshua otra vez con esa mirada que lo estaba empezando a matar del deseo, le aseguro “Me esforzare por ser el mejor, por seguir cada una de sus enseñanzas… y espero no llegar a utilizar jamás esas palabras. Solo viviré para complacerlo, para acatar cada una de sus órdenes y llegaría al límite de lo que puedo soportar si ese fuese su deseo amo…” por alguna razón su melodiosa voz le pareció sincera y muy leal, el entorno los ojos a modo de intentar ver mas allá de esos hermosos ojos, cuando le pidió que se sacara la ropa, Joshua le dio la espalda, eso lo desubicó por completo, “es que acaso no entendió que me debe obediencia, no lo quiero castigar!”, pensó angustiado Kaoru pero casi al instante vio como esa camisa caía en cámara lenta al suelo, eso hizo que se congelara, luego fueron los pantalones, dejando ver su trasero, era como el de un niño, Joshua volteo pareciendo que lo hacia en cámara lenta, cuando en eso se dio cuenta que había estado aguantando la respiración, lo miro de norte a sur, minuciosamente cada línea de su cuerpo, su miembro, Allí se quedo mirándolo un momento mas, quiso tocarlo, acariciarlo hacerlo suyo pero… no aun no… siguió levantando la vista en su tercera vez que lo examinaba, cuando choco con sus hermosos ojos, miro su cara que para su sorpresa vio que estaban de una tonalidad rojiza muy tenue, exhalo con angustia, alzo su mano casi inconcientemente con el torso de ella le sobo la caliente mejía y no pudo evitar sonreírle tiernamente, ahora podía comprender lo que un vampiro sentía cuando veía el fluido de la sangre acumularse en las mejías de su victima, casi Kaoru podía escuchar su torrente sanguíneo, sus latidos del corazón agitados en su delicado cuerpo, su agitación, pero claro, seguro se los estaba imaginando, ya que era obvio que aquel muchacho ya había tenido amantes, eso lo noto debido a su desenvolvimiento ante el, su coquetería y casi hablo para si mismo cuando dejo salir su voz en un suave tono.
- cuantas manos te han tocado mi luz de luna?, cuantos cuerpos te habrán rozado, cuantos ojos te habrán mirado… es que hay algo acaso que yo pueda enseñarte? Algo que ya tu no lo hayas hecho antes? (inexplicablemente Kaoru sintió como le hervía la sangre, el dedujo que era pasión por tener a tan hermoso joven, pero esa sensación iba acompañada de envidia y odio) porque? (Esa pregunta era mas para el mismo debido a lo que estaba sintiendo que para su sonrojado sometido)

Lo miraba ladeando la cabeza a modo de intentar comprender como un niño tan hermoso podía estar en un lugar así, y no pudo evitar pensar en todo lo que podía hacer con el, la forma en como lo tocaría, lo acariciaría tanto que se perdería en sus brazos y solo anhelaba escucharle llamar “amo Kaoru mas”, pero sonrío ante tal pensamiento tan vanidoso.
- Quiero hacerte muchas cosas Joshua, pero también quisiera que te sintieras cómodo y no presionado, lo que más detestaría es que si yo te tomara tu tengas que fingir sentir algo porque créeme que me daré cuenta y eso seria perjudicial para ti, para tu delicado cuerpo.

Kaoru ahora se le acerco y se puso a su espalda y con sus manos comenzó a acariciar lentamente sus brazos, lento de arriba abajo, luego su espalda, en una lenta agonía su mano descendía hasta llegar al coxis allí donde se une la espalda con el trasero, quería ver que tan sensible era, luego subió igual de lento su mano haciendo sutiles curvas en esa estirada espalda enredando sus dedos en su cabello pero sin jalarlos, los tomo suavemente y los olio, resoplando en ellos ansiosamente “Son tan hermosos” dijo en una voz llena de pasión y deseo pero antes que Joshua pudiera responder algo lo abrazo por la espalda, hundiendo su cara entre su cuello y sus cabellos, respirando profundamente su aroma, acariciándolo con su nariz, la base de su oreja, su cuello hasta los hombros, luego volvía a hundir su cara en sus cabellos resoplando con angustia pasión en ellos, sus brazos lo bordeaban por completo ya que Joshua era delgado y muy fino, Kaoru no lo hacia fuerte sino con delicadeza, ternura, como si fuera a temer que se rompiera o desapareciera en sus brazos, claramente la pasión lo estaba ganando e intentaba controlarse, de alguna manera aquel bello muchacho de alguna manera lo lograba calmar, escuchando su respiración sintiéndolo cerca de su cuerpo, por alguna extraña razón lo imaginaba agitado y hasta temblando de pasión por su contacto, pero el cerro los ojos diciéndose a si mismo “Mi mente esta jugándome una mala pasada”.
- Joshua, siempre dejas que otro te toque así de fácil sin oponer resistencia alguna, porque lo podría sentir en tu cuerpo o es porque me temes y evitas demostrar rechazo hacia mi y por eso me permites que lo haga? Acaso temes perder tu cabellera o alguna otra cosa?

Kaoru quería que el fuera totalmente sincero resoplo complacientemente, en sus cabellos, le encantaban, se sentía tan a gusto teniéndolo entre sus brazos que quería tenerlo allí mismo, pero uno de sus lemas era, no forzar nada, a el no le gustaba violar a nadie, a el le gustaba poseer sin tener que obligar, porque eso llevaba a sentir el máximo placer posible, Kaoru dio un suspiro lujurioso en su oído y espero su respuesta ansioso por saber que era lo que pensaba aquel niño que lo estaba perturbando tanto.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Sab Nov 20, 2010 6:19 pm

Era casi perturbadora la forma en la que aquel hombre podía pasar de la crueldad a la ternura en tan solo unos minutos, recibiendo ahora esa caricia en su mejilla que le resulto suave y agradable. Antes de conocer a Kaoru y en sus pocos días de haber estado en aquel lugar, tenía más que claro que los amos eran crueles, despiadados, y que buscaban por sobre todo el propio goce y el sufrimiento ajeno, pero ahora, mientras observaba esa sonrisa gentil y a sus oídos llegaban aquellas palabras suaves, ya no estaba tan seguro de que pensar sobre los llamados amos de la villa… pero seguro tenía tiempo para descubrir más sobre ellos.
-No importa cuantos han pasado ya…el amo puede borrar con sus caricias esas manos, podría con el roce de su cuerpo hacerme olvidar todo lo que se, y escribir en mi como un libro en blanco - Notaba el sentimiento escondido tras las palabras del mayor, y su voz pausada y hechizante, sus palabras gentiles y entregadas, no buscaban sino calmar al que se hallaba ahora frente a si – Un sumiso no tiene pasado…solo tiene el presente junto a su amo y el futuro deseo de complacerle

Sus labios se curvaron en una sonrisa muy tenue, lo cual junto a aquel carmín adornando sus mejillas, daba la imagen casi irreal de un ángel; un ser puro y sin más pecado que el haber nacido.
“No pensaba fingir frente a usted”… pensó el joven de hebras onduladas, quien encontraba el placer y la entrega en cada encuentro sexual anteriormente protagonizado, y claramente esta no sería la excepción, pues Kaoru le resultaba un hombre bastante atractivo y atrayente también. Lo sintió ahora en su espalda, y esas manos fuertes no se hicieron esperar para regalar caricias en su cuerpo de piel tersa y fina como la seda, ladeando ligeramente la cabeza para asomar su vista por sobre su hombro, mas sin llegar a toparse con la del amo, y por supuesto sin moverse de su lugar tampoco. Le resultaba agradable aquel contacto, que de a poco iba encendiendo su libido; lo necesario como para desear el seguir compartiendo encuentros con ese hombre, pero no el suficiente para apresurar las cosas.
Cuando llego un poco más debajo de la curva de su espalda, y toco ese punto en particular, el joven cuerpo dio un casi imperceptible respingo, al mismo tiempo que sus labios se entreabrían para dejar salir un suspiro pesado, que en aquella situación podía ser interpretado como un jadeo deseoso.

Luego esas manos continuaron la tarea de recorrer su cuerpo, y al llegar a sus cabellos fue inevitable que Joshua se tensara un poco, poniéndose alerta, pero en lugar de recibir nuevas descargas de dolor, fue la voz ajena la que llego a sus oídos, y antes de que pudiese reaccionar esos brazos ya lo rodeaban, relajándose lentamente entre estos al entender que ya no volvería a pasar lo ocurrido minutos atrás. Se dejó hacer completamente, notando como aquel hombre de a poco parecía estar más atrapado en él, entre el aroma de su cabello y la calidez de su cuerpo, y por su parte solo cerro los ojos, disfrutando también de aquellas atenciones de las cuales sin duda disfrutaba.
Abrió los ojos cuando el otro hablo, y levantando un brazo con lentitud fue que lo condujo al rostro del mayor, apenas y rozando su pómulo con dos de sus dedos, en una caricia sumamente sutil antes de voltear un poco más su cabeza para toparse con la mirada contraria – No es ninguna de esas razones lo que me lleva a permitir este contacto… más que el propio deseo de que así ocurra. El roce de las manos del amo y su sola presencia me resultan agradables, y de entre todos los amos que pisan esta Villa, me alegra haberme topado con usted y no con otro –No tenía miedo de decir lo que ahora sentía o pensaba, pues había entendido que a aquel hombre le debía obediencia y lealtad, y si el preguntaba Joshua respondería con la mayor transparencia posible.

- Se bien que es mi deber y mi único propósito el permitir que hagan de mí, lo que sus deseos dicten, y de cualquier forma aunque no me agradase, debiera permitir que las manos de un amo recorrieran mi anatomía con descaro, pero para usted…para el amo que está ahora rozando mi cuerpo, mi voluntad y sus deseos se mezclan, pues solo deseo complacerlo y usted sin saberlo, con sus acciones, complace parte de mí.

Hubiese deseado concretar más que solo aquel efímero roce de sus dedos, y de ser posible, hubiera concretado una caricia más palpable en el rostro del moreno, pero hasta el minuto no se le había dado aquel permiso, y bien sabia Joshua que incluso el respirar de una forma distinta a la permitida por su amo, era razón suficiente para merecer un castigo.
Última edición por Joshua el Sab Nov 20, 2010 6:20 pm, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Siguiente

Volver a Celdas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

mostrar