Llegada de Julian

Llegada de Julian

Notapor Sascha Lemoine » Mar Nov 23, 2010 3:53 pm

La noche anterior había dormido sumamente mal. Aun no se recuperaba del largo viaje y desde que llego no había parado de trabajar. Los empleados muchos estaban de vacaciones y quienes quedaban eran nuevos, muchos de ellos sin experiencia. Eran ya las 9:00 am: al demonio con el sueño ya era hora de trabajar.

“Suerte. La mercancía no llega hasta la semana entrante y esta apenas comienza”

Pero sus pensamientos fueron inmediatamente interrumpidos por el timbre del teléfono y cinco minutos después de descolgarlo, volvió colgar con la noticia de que ya había llegado mercancía nueva desde la noche anterior.

“El día promete ser agitado.” Sonrió y 20 minutos después se encontraba caminando por el largo corredor alfombrado que conducía a las celdas, las cuales estaban alfombradas también. De no haber sido por las grandes puertas metálicas, cerradas con candados acorde, parecería un dormitorio normal, ya que en su interior cada celda contenía una cama baja, cómoda, limpia, baño y un pequeño armario empotrado a la pared, del cual solo los empleados y por supuesto Sascha, tenían llaves.

Al pasar delante de cada celda, miró con atención hacia dentro; muchas estaban desocupadas, pero al parecer, en su ausencia los empleados se habían encargado de que estuvieran limpias y arregladas. “Al menos eso” pensó. Ya empezaba a preguntarse qué tan lejos habían colocado la mercancía entrante, dado que al ser pleno verano vestía pantalones de lino talle bajo, blanco y camisa en el mismo color, abierta casi hasta el ombligo. El cabello que normalmente usaba suelto, ahora lo llevaba recogido en una cola, de manera que su rostro quedaba despejado, solo adornado por algunos mechones sueltos. De calzado usaba sandalias; hacía un calor infernal, pero en el área que ahora recorría hacia frio y mientras más hacia delante, mas frio hacía, por lo que sus pezones se marcaban erectos bajo la fina tela de su camisa.

Se detuvo frente a la celda con el número marcado; al fin había llegado a la celda de la mercancía recién llegada. Abrió el candado, la puerta y entró, fijándose a medida se iba acercando que el recién llegado no era tan joven como los que normalmente se traían, pero definitivamente era atractivo.

-Buenos días, que tal dormiste?- hablo como si de un huésped se tratara y no de un esclavo, con la diferencia de que su tono aunque desprovisto de autoridad, no invitaba a tomársele a la ligera pues junto a ese tono venia una mirada inquisitiva, atrevida, maliciosa y una sonrisa entre burlona y perversa. Se acercó más, hasta detenerse muy cerca del hombre unos cuantos años más joven que él y con la fusta apoyada en el mentón ajeno le miro con atención el rostro, paseando después la mirada por su cuerpo, notando que no solo era atractivo, si no hermoso. Su piel desnuda y presa en las cadenas que ataban cuello, manos y piernas ofrecían una visión tan provocativa que daban ganas de azotarle, acariciarle, morderle y lamerle de arriba abajo, sin dejar ni un solo rincón por recorrer. Se relamió pensando en lo placentero que seria instruirle.
Avatar de Usuario
Sascha Lemoine
Amo Dueño
 
Mensajes: 246
Registrado: Vie Nov 19, 2010 11:58 pm

Notapor Julian Delacroix » Dom Nov 28, 2010 9:27 pm

Llevaba demasiado tiempo alli, pero aun asi se alegraba que el piso fuera alfombrado, al menos asi podria soportar un poco la incomoda pocision, escuchaba silvidos y algunas personas dialogando, ¿Qué clase de lugar era este?, era sin duda demasiado comodo para ser una prision, aunque eso parecia ser, talvez fuera un error, estaría en algun palacio y para evitar que se robara algo fue encadenado, tal ves fuera eso, su mente buscaba una explicacion lógica para la situacion pero mientras mas buscaba mas agotado se sentía y poco a poco fue quedando dormido....

No sabe cuanto tiempo paso entre su letargo y el sonido de su puerta abriendoce, el rechinido del metal se le hizo gracioso, recordando las peliculas de terror que tanto le gustaba ver, pero en esta situacion era diferente, entro un hombre, alto, vestido con una ropa ligera, hacia ¿calor?, tal ves fuera de este lugar porque aqui pareciera estar helado, tal como cada poro de su piel lo demostraba, totalmente erizados,

"-Buenos dias que tal dormiste?-"

escucho la pregunta pero solo se limitaba a detallar al hombre era curioso por naturaleza, pero tambien se tomaba su tiempo en analizar las preguntas y encontrar el mejor modo de responderlas, pero con este hombre, no podía hacerce a la idea, mas bien se complicaba en detallar como era, como actuaba, sabía que tenia caracter por el instrumento que tenia en su mano para mover su rostro, aunque tambien puede ser que le daba asco tocarle, no podia saberlo, no podía definirlo, asi que opto por la respuesta mas neutra que pudo imaginar....

-La verdad Bastante mal, me han tratado cual prisionero y mis brazos me duelen...-

se estiro un poco, como si buscara una mejor pocision y el colorido mechon azul callo sobre su rostro quitandole vision en uno de sus ojos, fruncio el ceño ante esto, no podía quitarce el molesto cabello de su cara...

-Ademas hace bastante frio aqui y me han desnudado, espero pueda devolverme mi kimono señor...-

Última edición por Julian Delacroix el Dom Nov 28, 2010 9:32 pm, editado 3 veces en total
Avatar de Usuario
Julian Delacroix
Aprendiz
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Nov 22, 2010 12:25 am
Ubicación: es-MX

Notapor Sascha Lemoine » Dom Nov 28, 2010 9:28 pm

Sonrió aún más mientras apartaba la fusta del rostro ajeno, tomándola en la otra mano y en su lugar, colocaba la punta de sus dedos, apenas rozándole, resbalándolos desde su mentón a la quijada, delineando el contorno de su rostro, las mejillas y finalmente retirarle con suma suavidad y cuidado el cabello del rostro con un movimiento que era todo lo contrario a lo que pasaba por su cabeza: el chico a cuatro patas entre sus piernas con su miembro tragado hasta la garganta mientras el tiraba de ese hermoso, obscuro y suave cabello con una mano y con la otra hacía su firma en los glúteos ajenos con su látigo favorito. No pudo evitar sonreír con malicia ante ese pensamiento y bastante gentil, aunque aun conservando algo del tono burlón de un principio, contestó:

-Claro, te lo devolveré…. Pero antes de eso debes aprender que no tienes derecho a pedir nada, pues nada tienes. Así que te aconsejo no volver a decir más de lo debido; contesta única y exclusivamente lo que te pregunte. No me hagas tener que arrancarte esos bonitos ojos violeta o la piel de tu hermoso rostro a latigazos. No me gusta la violencia…- sin embargo la mano que antes acariciaba, contrario a sus palabras, se enredó con toda la rudeza que se pueda imaginar clavándole las uñas en el cráneo, haciendo la cabeza del prisionero hacia atrás y en un tono que nada tenía que ver con el suave utilizado unos segundos antes, le volvió a hablar:

-No me gusta el tono que utilizas con quien de ahora en adelante será tu Amo. Si quieres llegar a la tumba con todas tus extremidades intactas, es mejor que vayas aprendiendo cuál es tu papel en este lugar, el cual es desde ahora tu hogar. Tu vida, sea cual fuera, ahora no existe, no cuenta. Olvídala.- Su rostro volvió a mostrar una amable sonrisa, pero su mirada paso de ser a una calmada y hasta dulce, a una tan fría como el hielo y dura como el acero –a partir de ahora no eres más alguien; eres algo. Y pobre de ti si lo olvidas porque me asegurare de grabártelo a fuego en las entrañas.- Dicho esto, acerco los labios a la garganta ajena y dio una larga lamida hasta llegar al oído y en el susurró con voz tan lasciva como amenazante:

-Con cuántos hombres te has acostado?- y para indicarle que la pregunta era en serio, soltó un fustazo sobre los pezones de su aprendiz por si osaba negarse a contestar.
Avatar de Usuario
Sascha Lemoine
Amo Dueño
 
Mensajes: 246
Registrado: Vie Nov 19, 2010 11:58 pm

Notapor Julian Delacroix » Dom Nov 28, 2010 9:33 pm

Esa sonrisa no le agradaba, denotaba una suficiencia que el simplemente en esta postura no podia combatir, sus ojos le siguieron serios inexpresivos como su rostro, un poco temeroso porque negarlo pero desafiante como era al sentirce de tal manera acorralado, su cabeza se echo hacia atras cuando quiso mover su mechon, no le gustaba el contacto humano, no sin su autorizacion, sus ojos antes vigilantes ahora se volvieron amenazantes hacia aquel individuo que tocaba su rostro sin permiso alguno...

-no me toques....no te lo he permitido...-

le vio con molestia y moviendo su rostro se aparto de esa examinacion tan minuciosa mas no pudo librarce de ese doloroso agarre en su cabeza queria mover las piernas empujarle pero nada servia, comenzo a mover sus manos freneticamente cortandoce con el gastado metal que servia de grillete a sus muñecas, si tan solo sus manos pasaran por alli, mas era imposible, escucho sus palabras sin mas remedio, si no podia librarce entonces sin duda alguna lo lastimaria con sus palabras...

-no me interesa si te gusta o no mi tono, sueltame...no me toques...-

una amenaza tan feroz y fria como su mirada, si tan solo pudiera moverse un poco, safar una de sus manos, golpearia a ese sujeto, "su amo?" el no tiene amo...

-el ser humano es libre, no puedes disponer de mi vida y no la olvidare solo porque lo ordenes-

fruncio el ceño, esto no le agradaba, que harian con el aqui? que clase de lugar es este? quien es este sujeto?, no queria seguir aqui, tenia que salir y olvidar todo esto, no queria, no debia estar aqui, la lengua de ese asqueroso hombre recorriendo su cuello, "¿Qué acaso me morderas?" sonrio divertido, mas un estremecimiento que no se debia al temor si no a la repulsion, y una mirada de completo asco hacia el ante su pregunta, le hizo dilucidar la verdad, esta de seguro era una de esas casas donde vendian a los hombres, nunca penso que podian ser ciertas, pero al parecer si existian, sonrio con seduccion, lamiendo sus labios, sonriendo tan picaro como le era posible mientras su mente preparaba la filosa respuesta...

-vaya....mi amo-dijo en tono de burla-es un marica....-

nunca en su vida habia considerado atractivo a un hombre, mucho menos al punto de desearle y tener sexo con el, era sin duda algo sin sentido, nunca comprenderia a esas personas, era un artista, un gran artista, de mente abierta y dispuesto a probar nuevas cosas, pero algo tan imperfecto y antinatural como eso..solo le daba nauseas, pero ese golpe con la fusta envio una llamada de advertencia en su cuerpo, peligro que fue manifestado con un sonrojo en sus mejillas por la ira de ser tratado tan vilmente por ese ser humano, decidido a humillarlo tanto como pudiera...

-preferiria que mi amo...-volvio a decir con burla-tuviera un par de senos, unas buenas curvas y un buen trasero- ve al supuesto "amo" frente a el y sonrie-bueno al menos solo te faltan dos-rio suavemente, una risa hiriente que sabia que de un momento a otro seria acallada con un golpe, pero no le importaba, el, era un HOMBRE en todo el sentido de la palabra y NADIE mucho menos ese sujeto, doblegaria su orgullo...

Avatar de Usuario
Julian Delacroix
Aprendiz
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Nov 22, 2010 12:25 am
Ubicación: es-MX

Notapor Sascha Lemoine » Dom Nov 28, 2010 9:57 pm

Si no hubiera sido porque no gustaba de hacerles daños irreparables a las personas sin importar que fueran aprendices impertinentes, le habría arrancado aunque fuera un ojo para que no fuera estúpido e irrespetuoso. Pero en lugar de eso, la expresión de su rostro se relajó en la más dulce de las sonrisas, convirtiéndose su rostro en la encarnación de la amabilidad y en tono a juego le hablo mirándole a los ojos.

-Oh… no me digas que tú lo eres? Porque para decirme o dejarme entredicho que tengo buen trasero… mínimo eso eres y andas buscando igual. No, no soy homosexual. Es solo que no me limito y siempre que haya una estreches caliente y húmeda, no tengo ningún problema. No será que dices eso para librarte de que yo vea de que tu estreches es tan solo un vago recuerdo de un sueño ya olvidado?-
Le sonrió nuevamente, tan amable como antes, a la vez que acariciaba el contorno de su cuerpo como si de una dama se tratara, separándose un instante para acomodarse en el suelo frente al otro, solo un poco, sin separar las manos del cuerpo ajeno y al llegar a sus caderas las tomo con firmeza y agilidad, arrastrándolo hacia el suelo, dejándolo totalmente indefenso al estar boca arriba con la espalda sobre la alfombra y el secreto entre sus piernas totalmente al descubierto. Por lo que el joven Amo, acostumbrado como estaba a la labor, supo con una sola mirada que aquel cuerpo por esa zona no había sido tocado jamás.

-Para que te sientas bien, te diré que para lo sobre usado que has dejado entredicho que estas, te ves bastante bien… si hasta parece que eres virgen.- Dicho esto tomo de su cadera el llavero que contenía al menos 200 llaves y juntándolas todas, haciendo que quedaran unidas todas las puntas de las llaves. Sabes? Tienes cara de una persona muy inteligente. Y la forma en la que te expresas, aunque vulgar, denota que lo haces por gusto, no porque no puedas hablar educadamente. Sin embargo no entiendo como una persona notablemente en desventaja, insiste de manera tan estúpida en hacer que quien tiene su vida en las manos se enoje. Bueno, puede que estés nervioso o algo… - llevo la mano conteniendo las llaves unidas y empezó a delinear el borde de la estreches entre las piernas ajenas –sé que puedo causar ese efecto, no te preocupes. Soy alguien con mucha paciencia. Así que te daré otra oportunidad y empezaremos desde el principio.

Separó el llavero del cuerpo ajeno, tomó una de las llaves y con calma, educación y con una expresión de concentración como si de un maestro a su alumno se tratara, mirando con atención el estrecho agujerito que poco antes estuvo acariciando con las llaves, empezó a hablar mientras empezaba a deslizar en el interior del cuerpo ajeno una de las llaves –yo soy Sascha. De ahora en adelante seré tu amo, tu maestro y tu señor – empujo por completo la llave y separo otra –Amo Sascha para ti.- empujo la segunda llave interior despacio, para que pudiera sentir bien en la piel la forma del frio borde en su cuerpo y después de empujarlo por completo separo otra llave –no me gusta que me hablen en tono irrespetuoso como lo has estado haciendo. –Le miro a los ojos con expresión que mostraba verdadero pesar –no me hagas tener que educarte por las malas, no por mi bien, sino por el tuyo- volvió a bajar la mirada a la entrepierna ajena y la llave en su mano se unió a las demás –ahora dime, cómo te llamas?- esta vez separo 4 llaves con los filos hacia afuera y las sostuvo de manera que el otro las viera, para que supiera que pasaría si no contestaba.
Avatar de Usuario
Sascha Lemoine
Amo Dueño
 
Mensajes: 246
Registrado: Vie Nov 19, 2010 11:58 pm

Notapor Julian Delacroix » Mié Dic 08, 2010 2:26 pm

Vio como poco a poco la expresion del rostro de ese extraño hombre se relajaba, que? acaso habia sido herido? pero en ese caso tendría que tener algun gesto de molestia, aquel comentario le hizo rabiar mas ahora que lo analizaba un poco menos molesto veia como el mismo se habia condenado a ese fallo, pero aun asi eso no le hacia menos hombre...

-es decir que todo lo que tenga un agujero es de tu agrado....amo-dijo la ultima palabra con una hipocrecía inimaginable, la repugnancia de verse tocado ante un sujeto asi, le daba espasmos en su cuerpo haciendole estremecer-NO ME TOQUES!-dijo ya al borde de la desesperación, su respiracion se agitaba y derrepente vio como el sujeto aun sin soltarle se acomodaba mas cerca de el y le hacia caer contra el suelo de una manera algo incomoda quedando con su cabeza viendo hacia otro lado incapas de verle ya a los ojos y sus caderas hacia el sujeto-qu..que haces?...-

murmuro nervioso escuchando como su ahora "amo" daba una sincera opinion de el y de su "entrada", pero que le sucedía a aquel hombre!!! acaso pretendia...pretendia...y ante el aplastante hecho se quedo callado, en shock solo para escuchar un leve tintirar de algo metálico, acaso eran llaves? estas se delizaron sobre su piel, esta se encontaba fria al estar siempre bajo el humedo lugar ademas de desnudo, trato de ahogar un gemido de sorpresa que escapo de sus labios al sentir el frio metal en aquel lugar tan sencible, nunca antes tocado....

-para!...-

dijo pero no tuvo efecto alguno sobre el hombre, sus ojos se abrieron como platos al sentir como lentamente la llave se abría espacio en el era doloroso en extremo, y diversos quejidos salieron de sus labios acompañados segundos despues por un grito de dolor al sentir ese frio y rasposo metal dentro de el, "sasha" se llamaba su torturador, que pretendia? hacer que esta sensacion le gustara en algun momento?....diversos quejidos acompañaban a cada una de las llaves que entraron en el, y escuchando la pregunta giro su rostro viendo las 4 llaves que pronto buscarian abrirce lugar dentro de el..

-Ju....julian....-

murmuro bajo entre quejidos, queriendo evitar tal dolor a como fuera lugar, maldito hombre enfermo...le haria pagar por todo lo que le estaba haciendo, todas y cada unas de esas atrocidades que le haria, se las haria pagar poco a poco...
Avatar de Usuario
Julian Delacroix
Aprendiz
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Nov 22, 2010 12:25 am
Ubicación: es-MX

Notapor Sascha Lemoine » Mié Dic 08, 2010 2:31 pm

-Julián… bonito nombre. Y no, me equivoque; no me vale con que tenga hoyo, si no que si no lo tiene se lo hago.- Sonrió tan calmado, como calmadas y amigables eran sus palabras. –Julián, ves como si utilizas la inteligencia que tienes todo sale bien? Bien y suave como la seda… ah pero hay un pequeño problema… te tardaste mucho en contestar y te portaste bastante mal, obligándome a que te hiciera el guardián de unas cuantas llaves importantes… prefieras que las deje ahí o que te las saque? Claro, claro, sé que es un poco incómodo guardar cosas así en ese lugar… pero si te portas bien veras que se pueden sacar sin dolor alguno.

Nuevamente sonrió, pero esta vez lo hizo acercándose bastante casi subiéndosele encima –Julián… - llevó una de sus manos hasta el pecho ajeno. Acariciándolo tan suave que bien podría haber sido la cariñosa mano de una madre sobre su bebe recién nacido y en igual tono le hablo –yo no uso a mis aprendices. Quiero decir que no me acuesto con ellos. Los educo para que sepan que hacer en el trabajo, pero salvo que hagan una estupidez como la que hiciste, yo no les toco allá abajo. Eso, o que sean de mi propiedad. Mis esclavos. Sé que suena horrible para alguien que no sabe nada sobre BDSM, pero créeme que no es tan raro o malo como crees. Por supuesto, este lugar es lo que seguro te estas imaginando; una casa de compañía. Sin embargo quienes trabajan aquí no ofrecen lo mismo que se ofrece en una casa común y corriente. No todo lo que se ofrece es sexo, aunque si todo lo que se ofrece tiene que ver con él, pero de una forma que probablemente no conoces.

Le hablo con amabilidad, educación y por completo carente de burla. Esta vez no con cinismo sino con honestidad. Expuso su punto de vista sobre su ocupación no porque se sintiera culpable o mal y tuviera que justificarse… no. Le explico porque era observador y porque según el expediente la información en el expediente, la persona bajo su cuerpo era tan educada como él mismo.
Avatar de Usuario
Sascha Lemoine
Amo Dueño
 
Mensajes: 246
Registrado: Vie Nov 19, 2010 11:58 pm

Notapor Julian Delacroix » Mié Dic 08, 2010 2:33 pm

Cuando escucho sus plabras quedo en silencio, no habia nada que decir, tal ves si existiria algo que decir mas ahora con su orgullo tan herido, no lo haria, no le daria ese gusto, simplemente se le quedaria observando friamente (tanto como pudiera) y esperaria a que su supuesto entrenamiento terminara, una vez todo esto acabara el podria salir de aqui, engañando a cualquiera de esos hombres que venian con la idea de tocarle.

Sintio esa caricia tan falsa como el tono dulce de aquellas venenosas palabras, no podia hacer nada al parecer, tendria que soportar cuanto este hombre quisiera enseñarle...pues..primero tendria que acabar con su orgullo para que el fuera a atender a uno de esos horribles hombres que buscan tocar su cuerpo, Sabia que sascha reconocio su inteligencia, asi que si tanto sabia el futuro amo sobre sus cualidades entonces deberia atenerce a las consecuencias, porque dos personas inteligentes solo pueden causarce problemas...nada mas...

Aunque algo dentro de el se movia con fragilidad, el saber que su vida depende de estos hombres le hacia sentir no doblegado o asustado, simplemente a su merced, como si su vida desde este instante ya no perteneciera a el..si no a alguien mas...Como actuar ante este hombre? humillarce seria la mejor opcion?, entregarce a sus caprichos seria la mejor de las soluciones que podria conseguir?, el no saber como actuar, como defenderce en este mundo se le hacia tan complicado como cuando de niño intentaba aprender a caminar, pero...si pudo aprender a caminar, puede aprender como complacer a estos hombres y esperar que en algun momento se descuiden y el pueda ser libre...
Avatar de Usuario
Julian Delacroix
Aprendiz
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Nov 22, 2010 12:25 am
Ubicación: es-MX

Notapor Sascha Lemoine » Mié Dic 08, 2010 2:35 pm

-Ah… no serás homosexual, pero definitivamente te gusta guardar cosas en tu interior. Si, si, es verdad, así están más seguras pero… yo creía que era incomodo llevar cosas allí.- Alzó la mano en la que llevaba desde hacía un rato las 4 llaves, con el filo hacia afuera y sin más preámbulo, llevándolas la grieta entre las piernas ajenas, empezó a empujarlas hacia dentro. Lento, pero sin atisbo de duda.

-Ya que has decidido que te use de llavero, teniendo tantas mejor hacerlo con varias de una vez que no tengo todo el día.- Dicho esto empujó en totalidad las 4 llaves e inmediatamente aparto del llavero otras más, pero esta vez 5 llave. –Sabes? Hay un lugar aquí cerca, en la planta baja, que se llama el calabozo. Es… lo que su nombre indica; un calabozo y para allá van los chicos mal hablados e irrespetuosos como tu.- Acarició lenta y suavemente con las puntas de las 5 llaves la tersa piel del interior de los muslos ajenos, sin hacerle daño, pero en dirección a la estreches entre ellos –ese lugar no te conviene visitarlo porque quien está allí, sin importar si es virgen o no, podrá ser tomado por todo el que quiera hacerlo… -llevo las llaves hacia la entrada ajena y empujo solo las puntas - entiendes a lo que me refiero con tomar? Te lo cuento porque si sigues como vas, te llevare allí.

Habló en el mismo tono calmado de hacia un rato, pero esta vez clavando la mirada de un azul tan intenso que salvo que estuviera cerca como estaba al rostro ajeno, no se habría sabido con exactitud el color de sus ojos, mientras movía suavemente adelante y atrás las llaves en el cuerpo ajeno.

-Eres poco hábil Julián. Si no fuera por lo mal que te estas comportando yo ni siquiera te habría puesto las manos encima.- Dicho esto, empujo por completo las 5 llaves en su interior, pero esta vez sin soltarlas en su interior, con ganas de también empujar los dedos. El rostro ajeno con esa expresión de enojo, dolor y sufrimiento, sus bellas facciones, le resultaban en demasía provocativo. Quería tomar esos labios con los suyos, besarlos, morderlos, recorrerlos con su lengua… aspirar ese aroma agridulce de su piel cuando se frotara contra la suya, sentir en su propia boca el sabor ajeno que se le antojaba exótico y excitante… deseaba ese cuerpo. Necesitaba poseerlo, clavarse en el hasta lo más profundo, oír su voz agitada por su causa, sentir como se debatía entre sus brazos… sentir su sexo abrasado por el calor que emanaba del interior de aquel cuerpo tan al extremo sensual.
Avatar de Usuario
Sascha Lemoine
Amo Dueño
 
Mensajes: 246
Registrado: Vie Nov 19, 2010 11:58 pm

Notapor Julian Delacroix » Mié Dic 08, 2010 2:37 pm

Sus palabras le hirieron, pero no mas que las flosas llaves que se abrian espacio dentro de el, acaso...queria partir su cuerpo?, le dolia, dolia demasiado ese forcejeo entre sus piernas, y cerrando los ojos con fuerza al tiempo que mordia sus labios para evitar algun grito de dolor que complaciera a aquel sádico, como habia llegado a este punto?, como su vida quedo al deseo de algun maniatico que solo le amenaza?...

-ah...ah!...-

pequeños griticos de dolor acompañados de una agitada respiracion, este hombre buscaba destruirle, quebrar su cuerpo, no queria ir a ese lugar, no podria lidiar con mas de uno de estos hombres, tenia que...que ser obediente si queria salir de aqui, al menos fingirlo, y con su aptitud no lograria nada...pero esa conclusion fue ratificada velozmente al sentir como 5 llaves mas se abrian paso dentro de el y un hilo de sangre en la comisura de sus labios, acompaño a dos silenciosas lagrimas que salieron de sus ojos, que mas dolor podria llegar a soportar?...que otro sufrimiento podria tener?...aquel hombre le dijo que si se portaba bien no habria necesidad de tocarle, no queria ser tocado, no mas...sus limites habian sido quebrados por ese ser, que de ahora en adelante seria su mayor enemigo, esto tenia que parar...

-pa..para...por favor...-

su cuerpo se sentia agotado y sus ojos se abrieron sin ira alguna viendole, la imagen que daba al principio Julian Delacroix se habia perdido en algun lugar, dejando paso a un sonrojo que causaba la ira dentro de el, y sus ojos cristalizados por las lagrimas que luchaba por contener, en ese momento las lagrimas resultaron un desahogo para el, aunque solo fueran dos, su alma habia alcanzado cierta paz, ya que desde que entro a ese calabozo habia estado en una constante lucha interna que al aceptar (mas no rendirce) ante esta realidad, le permitio relajarce solo un poco, dejando su ahora "suave" vista hacia el susurrando.

-obedecere...pero...para...-

Avatar de Usuario
Julian Delacroix
Aprendiz
 
Mensajes: 25
Registrado: Lun Nov 22, 2010 12:25 am
Ubicación: es-MX

Siguiente

Volver a Celdas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

mostrar