Llegada de Joshua

Notapor kaoru weasley » Mar Nov 23, 2010 6:40 am

“No importa cuantos hayan pasado…?” Kaoru sonrió siguiendo acariciando su cara en sus cabellos, era algo asombroso con tan poco de estar allí con el y que se sienta tan bien a su lado, el respiraba profundamente en su oído, en sus cabellos, enredando su cara en ellos, con los dedos de su mano acariciando sus delgados brazos sin soltarlo, bajo un poco mas las manos y siguió sutilmente buscando alguna respuesta en el que le diera a entender que le agradaba ese contacto cuando sintió sus dedos en su rostro, el se sobresalto un poco, la mirada de Joshua se prendió de la suya como si ambos se sujetaran de ese momento, “Me alegra haberme topado con usted y no con otro” le retumbo en su mente y en su cuerpo, el no pudo evitar quedarse mudo ante semejante … “halago?” pensó torpemente, luego le sonrió suspirando despacio y le dijo con voz muy suave sin bajar la mirada pero estando muy cerca de sus hermosos y provocativos labios.
- Te alegra que sea yo quien este aquí (hablo casi en voz inaudible para luego añadir en voz mas alta pero suave) Que si no importa cuantos hayan pasado?, si que importa, porque ellos te enseñaron todo lo que ya saber y gracias a ellos, tu podrás hacer feliz a otros, gracias a esa experiencia pasada es que se ha formado tu personalidad y tu manera de ser, o es que, cuando tengas a otro, o si te escogen como esclavo, le dirás lo mismo que a mi, que el borrar todo lo que yo pueda enseñarte, borrar con su cuerpo la marca que espero dejar en ti, o es que piensas que no podré ser especial en tu vida? Porque si me dices que te alegra que fuera yo y no otro el que ahora este aquí, entonces me tienes confundido, si es tan fácil borrar toda marca en tu cuerpo, me asusta la idea de que ni siquiera me recordaras y estas caricias que sientes no te causan gran sensación, aunque digas que te satisfacen mis caricias o solo es para aplacarme?

Kaoru pego su frente a la de el, no estaba molesto y eso se podía notar claramente, sino que era una combinación de terquedad melancólica, era imposible que se estuviera haciendo tantas complicaciones, o es que no estaba entendiendo a este muchacho, o era el mismo que se estaba dejando llevar por su hechizo, lo que lo puso algo fastidiado y molesto, se puso tan serio que tenia miedo de asustarlo por eso con los ojos cerrados intento relajarse comenzando a rozarle sutilmente sus labios con los de el, luego con su nariz comenzó a dibujar su rostro con suaves caricias que iban desde la nariz, boca, pómulos, ojos, frente, todo su rostro, el iba delineándolos suavemente con un ligero toque lo suficiente como para hacerlo sentir su tacto, respirándole ansiosamente, escuchando lo que tenia que decirle, disfrutando con sus manos de suaves roces en su pecho, sus caderas, cogiendo distraídamente sus vellos púbicos y jalándolos suave para soltarlos rápidamente, haciendo que sus dedos dibujaran en su cuerpo lo mismo que su nariz en su cara, deseo por tenerlo, deseo por que solo fuera de él, es así que le dijo:
- Joshua, dime todo lo piensas, no tengas miedo, se claro, no me digas lo que quiero escuchar, si no lo que realmente sientes y deseas, aprovecha, háblame, quiero que todo quede claro, no dejes nada a la suposición, que todo sea transparente, por mi parte, estoy intentando que estés a gusto, no debería pero lo hago, ya debí haberte echado mano, pero no lo hago… porque lo are en algún momento; ahora, te pido la misma actitud hacia mi, no te castigare por ser sincero, así que deja tus caprichos, deja todos tus miedos y dime abiertamente que piensas, que quieres.

Cuando termino de decirle eso con voz tan suave y ronca se detuvo bruscamente, camino unos pasos hacia atrás cruzo los brazos y lo quedo mirando serio, pero ansioso, lo miro intensamente primero todo el cuerpo deteniéndose en algunas partes que poderosamente le llamaba la atención pero luego se volvió a sujetar de su mirada listo para escuchar todo lo que aquel joven tenia que decirle.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Mié Nov 24, 2010 1:00 am

La cercania de sus rostros aumentaba a cada segundo, segundos en los cuales el menor se dejo recorrer a voluntad del moreno, mirandolo ahora directo a los ojos, con aquellas orbes matizadas del color de la sangre, siempre traviesas, siempre dando mudas invitaciones y sin contenerse en cuando a miradas se trataba. Era como si sus ojos pudiesen hablar, pudiesen atrapar e hipnotizar; ya muchas veces se lo habian dicho, que a pesar de poseer un cuerpo fino y deseable, eran sus ojos los que hechizaban mas que cualquier otra cosa.
Mientras esas palabras llegaban hasta sus oidos, la sonrisa casi imperceptible surco sus delicados labios, pensando en lo ambicioso de aquellas palabras, de los pensamientos de aquel hombre a quien no conocia sino de hace quizas una hora atrás, si no es que era menos.
Realmente pretendia dejar una huella en su vida? a tal punto habia logrado atraparlo que ahora solo deseaba que aquel aprendiz se entregara completamente en cuerpo y alma? Esto provoco que internamente la sonrisa de Joshua se ensanchara, a tal punto que probablemente pareceria divertido con aquel interesante juego de conseguir la atencion de los hombres…Si, quizas era un chico frio en cuanto a sentimientos, y quizas tambien se habia acostumbrado ya a manejar al resto, y hacerles creer que ellos tenian el control cuando en verdad el menor era plenamente conciente de cada paso que se daba, y podria con facilidad cambiar el rumbo de estos si así lo deseaba.
Era una suerte que Kaoru no pudiese leer sus pensamientos, y que los años de experiencia le diesen al menor la increible capacidad de disimular cada una de sus ideas, sin dejar espacio a errores, en perfectas interpretaciones incluso mejores de cualquier actor.

Se quedo en silencio, sopesando las palabras que debia decir luego de aquello, y entonces un nuevo contacto de sus frentes se hizo presente, permitiendole al chico el ver claramente cada una de aquellas facciones varoniles, entreabriendo ligeramente los labios ante el roce de los contrarios, y cerrando luego los ojos para dejarse mimar de aquella agradable manera, respirando con suavidad, y dejando escapar un suspiro sutil y complacido ante los dedos que volvian a regalar roces en su anatomia, especialmente cuando lo sintio en su bajo vientre.
Le agradaba, eso no podia y no tenia porque negarlo, realmente le agradaba aquello, y se permitio el sentir el aroma de aquel hombre de forma mas intensa, embriagandolo levemente y resultandole atrayente.
Volvio a abrir sus ojos ante las nuevas palabras, esperando a que terminase de hablar para entonces verlo alejarse, topandose con su rostro serio, pero al mismo tiempo calmado, casi expectante por saber la opinion del sumiso sobre ello. Y si Kaoru pedia sinceridad, Joshua se la daria…claro esta a su manera, pero en ningun caso a base de mentiras.

-Jamas imagine que un amo deseara saber la opinion de un sumiso como yo, pero si el amo lo pide se la dare con toda la sinceridad que me sea posible expresar en palabras – Chico de buena familia…sabia como ocupar cada palabra, sonando refinado y respetuoso, con un temple calmado y unico.
-Es cierto que innumerables hombres han pasado ya por mi cuerpo, y que las experiencias adquiridas en estos años se retienen en mi memoria y probablemente jamas podre olvidar…pero lo cierto es que ninguna persona; ni padres ni amigos ni nadie con quien me haya relacionado de una u otra forma…ninguno de ellos ha logrado dejar una marca en mi ser. Si el amo busca mi sinceridad, entonces podre decirle que jamas me he acostado con el mismo hombre mas de 3 veces, y nunca he mantenido una relacion afectiva en mis 17 años de vida – hablaba tranquilo, como si diese a entender con ello que nisiquiera sufria ni lo consideraba una desgracia…. “el amor es para los enamorados” “el amor limita e idiotiza” eran frases que algun día habian resonado en su cabeza.

- Pero a diferencia de lo usted podría suponer, nunca he caído en las mentiras ni el fingir, pues cada encuentro que he tenido me ha resultado placentero, y no ha sido concretado sin otro fundamento más que mis deseos. Nunca he sido obligado a estar con nadie, y si usted no me agradase al punto que lo hace, si el roce de sus dedos no se me hicieran tan agradable y atrayente, créame que incluso a cambio de un castigo o la misma muerte, no hubiese accedido a esta cercanía… -Sus pasos avanzaron hacia Kaoru, con la misma parsimonia empleada en su hablar, sin prisa alguna, hasta llegar frente a él, dedicándole una mirada más intensa, atreviéndose a posar una mano en su pecho, moviendo sus dedos en una sutil caricia por sobre las telas- Y si el amo fuese el primero en dejar una real huella en mí, si lograra con su forma de ser calar más hondo en mi pecho de lo que nunca antes ha llegado… entonces jamás nadie más que usted podría hacerme sentir bien otra vez, y aun cuando pasaran miles, aquella marca en mi pecho no sería borrada ni siquiera con el fuego más abrasador.

Se acercó un poco más, lo suficiente como para que sus labios quedasen a escasos centímetros, dejando chocar su tibia respiración contra aquella piel, mas sin dejar de observar sus ojos- El único pedido que puedo hacerle… es que disponga de mi como el más fiel de sus siervos, y que jamás ponga en duda mis palabras, pues ni el aire que aquí se respira es tan real y sincero como ellas.
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Vie Nov 26, 2010 7:24 am

Aquel joven eran tan hermoso como perturbador, tan osado como misterioso, eso le gustaba al punto de la locura a Kaoru, porque a tan corta edad y ya se sentía el dueño del mundo, firme en sus palabras aunque a el le daba la impresión que se contradecía por momento pero supuso que era por el nerviosismo del momento, ya que de todas maneras esta en un prisión, aunque tenga comodidades, es como una palomita enjaulada eso le dio algo de tristeza, ya que estaba seguro que aun saliendo de la villa, el estaría enjaulado igual, poco a poco escuchaba lo que le decía “Porque pensaría que no quisiera saber su opinión” se preguntaba Kaoru con deseos de saber mas de el “con que clase de personas te has topado, para que pienses que tu opinión no importa, que te hicieron?” se preguntaba a si mismo mientras lo veía a los ojos, le hablaba con tal seriedad y hasta cierto punto frialdad que se sintió extrañamente cómodo, relajado y hasta a gusto, “si lograra con su forma de ser calar más hondo en mi pecho de lo que nunca antes ha llegado… entonces jamás nadie más que usted podría hacerme sentir bien otra vez, y aun cuando pasaran miles, aquella marca en mi pecho no sería borrada ni siquiera con el fuego más abrasador.” Eso le quedo dando vueltas en la cabeza, el sentir su tacto en su pecho hizo que se agitara un poco, y luego su respiración era lujuriosamente exquisita, hablándole tan lascivamente pero el noto el vacío en ellas, no hipocresía, extrañamente sentía sinceras sus palabras pero había algo vacío en ellas que le inquieto un poco.

- Valla! Que te han hecho Joshua? O es por que no te han hecho sentir realmente amado que hablas con tanta frialdad sobre las relaciones con tus amantes ocasionales, sobre el amor, jamás hables a la ligera de el, porque te puede llegar y jugar una mala pasada, te podrías enamorar de la persona equivocada y sufrir mucho, si piensas que puedes evitar enamorarte déjame decirte que estas equivocado, yo ame, y es lo mejor que me puede haberme pasado, el sexo en el amor es maravilloso y es una experiencia indescriptible, lujuriosa y desesperante, pero así como ames puedes ser traicionado, yo le he cerrado las puertas al amor pero no soy estúpido como para pensar que no me volveré a enamorar, si piensas eso, estarás perdido y sufrirás mucho si no eres correspondido, si lo sabre yo (esto ultimo lo dijo casi inaudiblemente, pero sabia que el lo escucho así que intento no préstale atención a ese detalle) me alegra que estés conciente de lo que será tu vida aquí.

Kaoru acerco aun mas su rostro a la de el, sin soltar sus brazos que los tenia aun cruzados y le hablo rozando sus labios, de forma que el lo que mas deseaba era morderlos.

- Aquí estarás mas de 3 veces con un hombre, aquí tu ya no podrás negarte, ni mucho menos decidir con quien estarás y con quien no, yo en particular nunca he estado mas de dos veces con un aprendiz, aunque te confieso que tengo uno que fácilmente puede romper esa regla, y tu también nominas para romperla pero para eso tienes que hacer meritos y mis expectativas siempre son muy altas.

Y ni bien termino de decir la ultima palabra lo beso, metiendo su lengua a su boca con tal frenesí que no pudo evitar perderse por un instante en ese beso, luego comenzó su danza de caricias, ahora lo abrazaba, y sus manos le recorrían ansioso por respuesta, lo iba besando en el hombro, quería devorarlo allí mismo, metía su pierna entre las de su osado aprendiz, y rozaba su miembro contra el suyo, “Te voy a hacer mío tarde o temprano, quizás sea hoy, quizás mañana” y seguía con sus manos acariciando todo su cuerpo sin reservas, sus dedos pasando por esa provocativa raya que tenia en el trasero, sin llegar a meterlos, pero acariciándolos con tal esmero que quizás el ya no podría soportar mas… así que inspiro profundo, lo volvió a besar, ahora tomo su una de sus piernas y la alzo a la altura de su cintura, y acaricio la base del muslo llegando al trasero sintiendo como estaba abierta la puerta del deseo que lo consumía por querer entrar en ese lugar tan exquisito, luego siguió su recorrido hacia la parte entre el hueco y los testículos allí comenzó a acariciarlo tan despacio que era obvio la reacción de Joshua, esa parte era muy sensible, y Kaoru sonreía extasiado, luego teniendo aun su pierna en su brazo le cogio el miembro y lo acaricio tan despacio y luego tan intensamente que si no es porque tuvo que tomar toda su fuerza de voluntad para alejarse de el, nadie hubiera podido apartarlo de lo eminente que era lo que vendría, no había algo mas que deseara que fuera ese cuerpo, pero primero lo primero, volvió a respirar profundo y tomo sus ropas que estaban en el suelo, las puso junto a la puerta, unas manos se metieron entre las rejas como si hubieran estado esperando las ropas y las desaparecieron, Kaoru solo dijo “es uno de los verdugos”, mientras lo decía iba abriendo con sus único juego de llaves el armario que estaba al costado de la puerta de baño y saco una canastilla con articulo de aseo, unas toallas y una bata, una hermosa bata de color rojo algo transparente y lo puso en la cama, menos la cesta, se paro frente a Joshua y lo miro algo serio a los ojos profundamente.

- Durazno, me gusta mucho el olor y el sabor a durazno (le puso la canastilla en las manos) también me gusta que estés en bata, ese color le vendrá muy bien al color de tus ojos y de tu piel, (alzo una mano y lo acaricio dulcemente) quiero que prestes mucha atención a tu cuidado personal, puedes acariciarme cuando quieras, puedes darme tus caricias si así lo quieres pero solo si estoy de humor para ellas, siempre preguntaras antes de actuar, si lo haces no tendré problemas, si actúas por ti solo, me molestare (y le acaricio los cabellos con algo de fuerza sin llegar a ser doloroso pero si a modo de advertencia luego lo miro, le sonrío y le soltó el cabello) puedes hacerte una trenza si así lo deseas, pero lo amarraras con tus mismos cabellos, ahora Joshua, siempre debes estar listo y preparado para atenderme, siempre tienes que estar aseado y dispuesto a todo, yo podría venir en cualquier momento y querer tenerte (le sonrío pícaramente) ahora quiero ver como te bañas y si lo haces bien, quizás te talle la espalda.

Volvió a sonreír y le alzo una ceja en forma coqueta, esa expresión era completamente opuesta a la normalmente seria que tenia, pero que le daba una apariencia totalmente distinta, y es que ahora el se sentía aun mas cómodo con Joshua y eso era seguro porque aquel joven era frío como el, estaba dispuesto a no abrir su corazón como el lo hizo cuando fue traicionado, Joshua haría lo que fuera por complacerlo sexualmente, eso lo tenia claro, pero sobre todo, con el no habría medias tintas, con el no habría de que preocuparse, solo era sexo, nada mas, pero curiosamente se sentía vacío, alegremente vacío.
Última edición por kaoru weasley el Vie Nov 26, 2010 7:26 am, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Notapor Joshua » Dom Dic 12, 2010 6:08 am

-Que me han hecho? nada que yo no quisiera amo….quizás parte de sus palabras tengan razón, y tal vez jamás se han dedicado a mi sentimientos más profundos que el mero deseo, pero como ya dije no es algo por lo que deba sufrir. Aún no he tenido la oportunidad de experimentar eso que llaman amor, por lo que no puedo dar opinión al respecto de algo que desconozco – respondió con tranquilidad, sin despegar su vista de las orbes ajenas, pegando un poco más su cuerpo desnudo a las prendas que cubrían el del mayor.
Subió la mano que tenía sobre su pecho, de forma lenta, trazando un camino suave hasta su cuello donde dio una caricia lenta y amable a esa piel cálida, casi como si buscara con aquello aliviar el dolor percibido en sus últimas palabras, como si le dijese que ya no era necesario recordar tiempos pasados.

De a poco empezaba a conocer a aquel hombre, guardando en su memoria los datos importantes, notando fácilmente que las decepciones amorosas eran algo que el amo había vivido más de una vez, fijándose al mismo tiempo una meta que reafirmo al oír como se refería a su otro aprendiz. Así que había otro? pues bien…Joshua era especialmente competitivo en cuanto a sexo se refería, y si el mayor decía que aquel desconocido chico listaba para romper la regla de la cantidad de veces que Kaoru se acostaba con un sumiso, entonces él se encargaría de mostrarle a Weasley la deliciosa y sublime sensación de un sexo sin compromisos ni ataduras amorosas, que podía ser incluso mejor que cualquier encuentro amoroso hasta el minuto vivido por el mayor; ese sería su objetivo, y confiaba plenamente en poder alcanzarlo y llegar al primer lugar en aquella oculta competencia que iniciaría con el otro aprendiz. Sobrepasaría cualquier expectativa…eso lo daba por hecho.
Se disponía a responder nuevamente, pero aquellos labios lo callaron antes de que pudiese siquiera dejar salir un hilo de su voz, entrecerrando los ojos cuando sintió esa cálida e intrépida lengua colarse en su boca, respondiendo aquel contacto con igual intensidad, moviendo el musculo rojizo contra el de su acompañante en roces fugaces y traviesos pero igualmente placenteros. Luego fueron esas manos fuertes las encargadas de recordarle lo sensible que estaba frente a ese tipo de contactos, pues hace ya más de un mes que lo tenían completamente aislado de cualquier tipo de estímulo sexual.
La mano que antes tocaba su cuello, ahora se posó en su hombro cuando los labios del otro bajaron al propio, y no opuso resistencia separando un tanto sus piernas para darle el espacio necesario dejando salir un jadeo suave en respuesta, curvando un tanto la zona baja de su espalda para exponer un poco más su trasero, recibiendo esos labios de nueva cuenta y con gusto mientras ahora alzaba una pierna y de forma tentativa se afirmaba a la cadera ajena con ella, ahogando un quedo jadeo entre sus bocas cuando sintió el roce en su entrada, pegando aún más a su cuerpo mientras se vio obligado a romper el beso para hacerle ver al mayor el placer que le causaba cuando los dedos bajaron a ese punto de su anatomía.

-Mmh….amo –murmuro bajando a su cuello, donde se atrevió a dar un par de lentas y provocativas lamidas, humedeciendo su piel para luego soltar el aire de sus jadeos en ella, volviendo a repetir la acción pero con algo más de ímpetu cuando su miembro fue presa de esa mano en la cual empezó a endurecerse por tan placenteras caricias- aamh…. –repartió besos en su cuello, bajando hasta la base del hombro y todo lo que las prendas ajenas le permitieron, aprovechando cada segundos antes de que, para su pesar, sus cuerpos se separaran dejando a Joshua de pie nuevamente y con un tono ligeramente rojizo adornando sus pómulos producto de la excitación.

Lo siguió con sus orbes, dando un suave y último suspiro para calmarse mientras veía como las ropas desaparecían entre los barrotes de la celda, dándole el tiempo suficiente mientras el armario era abierto para retomar la calma de su cuerpo, llevando una mano a sus ondulados y largos cabellos para pasarlos todos por sobre su hombro izquierdo y ordenarlos allí.
Tomo la canastilla, recibiendo luego esa caricia y sin encontrar mayor inconveniente en los pedidos, o más bien dicho ordenes, que le eran dadas en ese instante, asintiendo un par de veces con la cabeza y cerrando los ojos ante el tacto en su cabello, volviendo a abrirlos de manera suave para responder a sus gestos con una pequeña sonrisilla igualmente coqueta.

-De hoy en más cada palabra que ha dicho será cumplida sin condición, y no habrá hora del día en que no esté listo para satisfacerlo amo…. Ahora, con su permiso, iré a asearme para usted

Se dio media vuelta, mirando al mayor por el rabillo del ojo, con la canasta en una de sus manos mientras empezaba a caminar al cuarto de baño, donde la dejo a un lado de la ducha para agacharse teniendo bastante claro de que probablemente los ojos del amo lo estarían supervisando, dejando correr la llave del agua fría y luego un poco de la caliente para encontrar la temperatura adecuada, que se acercaba mucho más al frio, pues así lo prefería, para finalmente meterse bajo la corriente de agua que caía como lluvia rauda sobre su piel descubierta, manteniéndose de perfil a la puerta, dejando ver claramente como un par de finos caminos de agua delineaban su anatomía, bajando por su espalda y dibujando traviesamente la línea de sus nalgas para luego bajar por sus muslos, mientras el resto del líquido mojaba sus cabellos desde arriba, estirando Joshua su cuello para dejar que su rostro fuese también bañado cerrando los ojos.
Sus manos fueron por los costados de su cabeza para atraer los cabellos y levantarlos dejando su nuca descubierta, como si llevase una coleta, acción que duro solo breves segundos pues volvió a dejarlos caer por su espalda antes de estirarse para tomar de la cesta el jabón de un tono anaranjado pálido.
Avatar de Usuario
Joshua
Aprendiz
 
Mensajes: 8
Registrado: Sab Nov 20, 2010 8:04 am
Ubicación: In the middle of... the paradise

Notapor kaoru weasley » Mié Dic 22, 2010 6:17 am

Aquel joven esta allí hablándole de que seria obediente y que siempre estaría listo para satisfacerlo, eso de satisfacerlo no lo ponía en duda, ese chico si se lo permitía haría lo que quisiera, y eso no podía ser, porque allí estaba para obedecer, el solo debería actuar cuando el se lo permita, mientras pensaba en todo esto lo veía como le caía el agua, era obvio se estaba esmerando por ser sensual, mientras lo observaba pensaba en lo que aquel joven podría llegar a hacer con tal de ganar la atención de los que los rodearan, seguro seria un muy buen sumiso si se lo proponía, ya con experiencia pero tonto para no darse cuenta que siendo voluntarioso nada bueno traería.

- Siempre preguntaras antes de actuar, si lo haces no tendrás problemas, si actúas por ti solo, me molestare y serás castigado, serias muy iluso si no recordaras lo que te digo.

Kaoru se acerco un poco a su aprendiz mientras lo observaba como le caía el agua en ese cuerpo tan hermoso, ahora el estaba a un paso de la ducha mirándolo con intensidad, pero también con deseo, ver como le caía el agua por el cuerpo delineándolo y verlo como se tocaba, le quedaba claro que lo que buscaba aquel joven no era asearse, sino incitar a su amo, lo cual hacia muy bien, cuando vio que tomo el jabón, Kaoru le detuvo la mano, le quito el jabón y le sonrió con malicia, pero también con curiosidad, el iba a ver si había entendido lo que le había explicado.

- Lo estas haciendo bien, eres bueno incitando, ahora te has ganado que te talle la espalda.

Se quito la camisa, dejando ver su pecho, el cual era blanco, en el lado izquierdo superior de su pecho tenia un hermoso tatuaje, de un lobo aullando a la luna, era sencillo, no muy grande y en tonalidad plomiza, solo era la cabeza del lobo, luego se puso una de las toallas en la cintura y jalo un poco hacia el al joven colocándolo de espalda, mojo el jabón y comenzó a enjabonarle la espalda con delicadeza pero a la vez con ansias, mas que un talle era una caricia, con ambas manos una con el jabón la otra con la mano, le acariciaba toda la espalda, desde el cuello hasta las nalgas, luego bajo por las piernas, lentamente pero a la vez provocándolo, volvió a subir y se detuvo a enjabonar mas ese bello trasero que ya lo estaba provocando mas de lo debido, le dio la vuelta y comenzó a lavar su pecho, bajo despacio hasta el miembro del joven y lo sujetó con especial esmero, lo acaricio suavemente, con una mano el jabón y con la otra le sujeto de las caderas, no lo bañaba lo estaba masturbando, moviendo sin cesar la mano con el jabón, luego con las dos manos, mirándolo a los ojos sin detenerse, se acerco a su oído y le dijo con voz suave pero firme.

- Ahora es hora de que salgas de la ducha, te esperare a fuera.

Lo soltó y dejo el jabón a un lado se enjuago las manos en el caño y salio del baño sacándose antes de salir la toalla dejándola caer al suelo.
Avatar de Usuario
kaoru weasley
 
Mensajes: 186
Registrado: Sab Nov 20, 2010 5:29 am

Anterior

Volver a Celdas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

mostrar